viernes, agosto 22, 2008

El silencio de los deportistas no oculta la ignominia china

A principios de estos juegos se amenazó a los deportistas con volver a casa si protestaban públicamente contra la represión china. Ya saben: aquello de no mezclar deporte y política. Claro, cuando interesa. No es lo mismo boicotear a la URSS o a EUA, en plena guerra fría, y en función de los contendientes, que a China, potencia emergente que a todos nos interesa tener contenta.

Sea como sea, de todos es sabido como las autoridades chinas pisotean una y otra vez los derechos fundamentales de sus ciudadanos. Y que nadie en los Juegos alce la voz en contra no significa que las represiones no existan. Tampoco que las olvidemos o ignoremos. Del mismo modo, por mucho que EUA vaya de abanderado de la democracia y la libertad, a nadie se le escapa que es la mayor causante de desastres, guerras y muertes en la actualidad.